lunes, 12 de agosto de 2013

TRUCOS DE VERANO

"Ahora me ves" ("Now you see me" en su título original) es uno de los platos fuertes de la cartelera veraniega de este año. Un soplo de aire fresco que vuelve a despertar el interés por el género del ilusionismo (por no utilizar el más polémico término magia).
 
Acogida con críticas de todos los colores, la cinta narra las hazañas de una banda compuesta por los mejores ilusionistas del mundo, que se dedican a cometer atracos a entidades y personas corruptas, con el fantástico objetivo que el propio film nos desvela al final del metraje. Un equipo del FBI, encabezado por Mark Ruffalo ("The Shutter Island", "The Avengers"), con una misteriosa colaboradora de la Interpol, tratará de dar caza a la banda, apodada "Los Cuatro Jinetes", pero éstos no se lo pondrán nada fácil.   
 
Un Ruffalo sorprendente interpreta a la perfección su papel, un policía que, intentando detener a los magos, caerá en las situaciones más absurdas y dejará al cuerpo del FBI en ridículo ante neoyorkinos y espectadores.
 
Parece que su director, Louis Leterrier, ha conseguido reunir a un reparto variopinto y lleno de talento. 
 
 
Los Cuatro Jinetes: de izqda. a dcha., Jesse Eisenberg, Isla Fisher
y Woody Harrelson, y Dave Franco en primer plano.

En la banda, un Jesse Eisenberg algo inexpresivo aunque genio y figura (quien diera vida a Mark Zuckerberg en "La red social"); Isla Fisher (haciéndose un hueco en Hollywood tras "The Great Gatsby") es la única mujer ilusionista de la banda; Dave Franco (hermano de James -su parecido es increíble-) se mete en la piel de un ingeniero del escapismo y trilero (en mi opinión, cuenta con un gran futuro como actor); y, finalmente, el gran Woody Harrelson ("Siete Almas", "El Gran golpe"), el mentalista y líder del grupo.
 
Completan el cast dos secundarios de lujo: Morgan Freeman, que caracteriza a un ex-mago que dedica su vida a desenmascarar a miles de éstos, y el cual en un principio nos parece de los buenos (como en la mayoría de sus papeles) aunque su personaje es turbio en todo momento. Y sir Michael Caine, como el (aparente) mentor de Los Cuatro Jinetes. 
 
Leí que la película podía considerarse una mezcla de "El truco final" ("The Prestige", de Christopher Nolan, 2006) y "Ocean's Eleven" (que Steven Soderbergh dirigió en 2001 como remake del original de 1960), y lo cierto es que tiene componentes de ambas. El espectador debe estar atento a cada instante a los montajes de los cuatro protagonistas, y aun así son numerosos los momentos en los que se cree tener la llave de la trama, pero los acontecimientos van haciendo que el rumbo de la historia cambie y que uno acabe sintiéndose desconcertado. No podía faltar un final de infarto,  ni un escenario ideal, una Nueva york con rincones secretos y recónditos perfecto para las delicias de estos maestros de las apariencias.

Algunas fuentes apuntan a que el éxito en taquilla de la cinta podría ser el motivo de que sus productores estén planeando el rodaje de la secuela próximamente.. Si finalmente se lleva a cabo, habrá que ver si el tirón de la primera parte da para tanto.





 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada